Santos

María Francisca de las Llagas

Rosa Elena Cornejo Pazmiño nació el 11 de diciembre de 1874 en la ciudad de Quito Ecuador. Al cumplir los 17 años, anhelosa de vivir su compromiso cristiano, ingresa en la Tercera Orden Seglar de San Francisco. Emitió sus votos religiosos temporales en 1902 en compañía de cuatro Hermanas que habían perseverado del grupo de Noviciado, así dio comienzo a su vida religiosa. El Señor le concedió 90 años de vida a través de los cuales no solamente hizo acopio de eximias virtudes, sino que en premio de ellas le concedió ver el fruto de sus oraciones y sacrificios, la Congregación de Religiosas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada es aprobada por el Santo Padre el bondadosísimo Juan XXIII, mediante el "Decretum Laudis" expedido el 27 de Abril de 1962.

 

San Francisco de Asís

Nació en Asís de Umbría entre 1181 y 1182, en 1205 empieza a madurar su total entrega a Dios. Al oír las palabras del evangelio en que Jesucristo enviaba a sus apóstoles por el mundo a hacer el bien a todos, comprendió que esa era también la misión que dios le encomendaba. Vendió sus cosas y arrojo el dinero. Descalzo, vestido de túnica y capuchón aldeanos, y ceñido con una cuerda, apareció por las calles de Asís predicando, con el entusiasmo y vigor que le eran propios, la paz, la pobreza y la caridad cristianas. Varios siguen su ejemplo Bernardo, Gil, Felipe… En 1221 intuyó la Tercera Orden para dar cabida a los que, por diversas circunstancias, no podían hacerse religiosos, pero deseaban vivir el espíritu Franciscano. A mediados de septiembre de 1224 recibió en el monte Alvernia la impresión de las llagas de Cristo crucificado en sus manos, pies y costado. Francisco quedó convertido en un Cristo viviente. Sus éxtasis místicos eran continuos. Enfermo, casi ciego, con el agudo dolor de las llagas, pero siempre alegre, expiró en Asís al atardecer del 3 de octubre de 1226. Fue canonizado por Gregorio IX el 16 de julio de 1228, dos años después de su preciosa muerte.